¡Usa las palabras a tu favor, ellas tienen mucho poder! Programación neurolingüística (PNL) ¿Qué es?


Educación, Psicología / miércoles, febrero 7th, 2018

Las palabras tienen mucho poder. Con unas palabras bien usadas podemos conseguir lo que queremos, y con otras equivocadas, arrepentirnos de sus consecuencias. Muchas veces no somos muy conscientes de cómo las estamos usando y no nos damos cuenta que las cosas no nos están saliendo como queríamos, o que no nos comprenden tan bien como esperábamos, porque les estamos dando un uso negativo.

Algunos ejemplos de frases negativas:

1. Cuando estás practicando un deporte, y fallas tirando la pelota, tu mismo te recriminas en voz alta y te dices: “¡qué traste!”, “¡qué tonto!”, “¡soy muy torpe!, “¡qué lerdo!, “lo hago fatal”.

2. Tu profe de matemáticas te dice que hagas una operación en la pizarra y tu, antes de probar, ya le estás contestando: “No puedo, no soy capaz”.

3. Te miras al espejo en ropa interior y te dices el voz baja: “estoy gorda, fea, se me salen los gordos, soy la más bajita del curso, parezco una jirafa, tengo piernas de pollo, etc”.

Te preguntarás cuales son las equivocaciones de estas frases.  ¡Pues todas! Ya verás porque:

Frase 1 en los DEPORTES: 

¿Cómo quieres que los demás te respeten y admiren si tu mismo te encargas de hacerte mala publicidad? Todos en la vida fallamos y un deporte se va mejorando con la práctica. Nadie nace aprendido: hay gente que le cuesta menos aprender algo y a otros un poco más, pero eso no quiere decir que lo hagan mal o no tengan la oportunidad de probar.

Sugerencia: ¡Es mejor quedarse callado o reirse, pero nunca “echarse agua sucia”.

Frases positivas: “La próxima vez lo haré mejor”, “¡cómo me divierto practicando este deporte!” 

Frase 2 en el COLEGIO:

De tanto decir que no eres capaz, terminarás creyéndotelo y sabes que esto es injusto contigo mismo. Practica, arriésgate, busca ayuda cuando no entiendas algo, repasa, vuelve a repasar, pero sobre todas las cosas: siéntete orgulloso del cerebro que te tocó y aprovecha tus habilidades. “El fracaso está en el no probar”.

Sugerencias: cambia la frase y piénsala en positivo. Así te cueste trabajo al principio, te lo terminarás creyendo. ¡Eso es reprogramarse y mejorar! ¡Todos podemos!

Frases positivas: “Yo puedo”, “Estoy preparado”, “he mejorado mucho”, “soy una persona válida”.

Frase 3 con tu AUTOESTIMA:

Todo lo que uno piensa se hace realidad. Así que si te visualizas guapa o guapo, así te verás. Cambia la manera que tienes de percibirte y verás que todo a tu alrededor comenzará a cambiar. ¡Enamórate de tí que cuando uno tiene mucho amor por dentro, se le desborda y sale por los lados y la gente lo ve hermoso!
¡El mejor maquillaje que puede tener una persona es el brillo en sus ojos!

Sugerencias: No te compares, no te insultes, no te faltes al respeto, no te menosprecies. Pégate un cartelito que te recuerde todos los días lo increíblemente papacito o mamacita que estás. ¡No esperes que te lo digan los demás!

Frases positivas: “Soy linda”, “soy guapo”, “que bien que estoy”, “cada dia me estoy poniendo más bella”. 

Los científicos han comprobado que la mente subconsciente se puede reprogramar a voluntad -como los ordenadores, sí -, mediante afirmaciones positivas. Esto se conoce comúnmente como PNL, o Programación NeuroLingüística.

Esto significa que puedes repetir en voz alta cualquier declaración, hasta que quede programada, y tu mente la acepte como verdadera. Por ejemplo, si repites la frase “Yo soy capaz de lograr todo lo que me propongo” 20 veces todos los días, vas a reprogramar positivamente tu mente y dentro de una semana o dos te vas a sentir mucho más seguro de ti mismo.

Pero es muy importante que sea una declaración positiva, puesto que nuestro subconsciente no reconoce la palabra “NO”. Por ejemplo, si quieres eliminar el miedo de tu vida y repites “No tengo miedo”, tu subconsciente sólo escuchará “Tengo miedo”. En vez de eso, deberías decir: “Soy muy valiente y seguro de mí mismo”

Si no me crees, haz el siguiente ejercicio: Imagina en tu mente que estás en medio del desierto. Al lado derecho puedes ver una palmera. Ahora, NO quiero que veas del lado izquierdo un elefante morado, NO lo veas… Seguramente a pesar de que te dije que no lo vieras, viste al elefante morado del lado izquierdo. Esto es porque tu subconsciente no reconoce la palabra “no”.

 

La programación neurolingüística (PNL) también se ocupa de mejorar en la comunicación humana y analiza las estrategias que debe utilizar la persona emisora para que su mensaje se proyecte con calidad, intensidad y eficacia hacia la persona receptora, la cual deberá construir «un mapa adecuado» del mensaje recibido.

Estrategias y técnicas en PNL

Son muy variadas las estrategias y técnicas que desde la PNL podemos poner en práctica con los más pequeños, en este post, voy a destacar algunas que considero importante conocer:

  • Afirmaciones positivas (lenguaje asertivo): proyecciones mentales de un estado (físico, mental u emocional) que deseamos que adquiera el niño. Estas afirmaciones deberán ser claras y concretas, debiendo evitar las generalizaciones y el feedback negativo.

Ejemplo: Antes de decir al niño: “¡Sacarás malas notas porque eres muy vago!”, deberemos pensar en lo que queremos transmitir al niño y en la forma más correcta de hacérselo llegar. Teniendo esto en cuenta, resultará mucho más adecuado decirle… (“Sabes que cuando te esfuerzas consigues muy buenos resultados”…)

  • Anclaje: esta técnica permitirá vincular un estímulo a un estado emocional, de esta forma cada vez que se repita el estímulo, también se repetirá el estado emocional vinculado. Esta técnica nos ayudará a convertir un cambio personal en un cambio permanente, siempre y cuando utilicemos anclajes positivos.

Ejemplo: para un niño un anclaje puede ser un “lápiz de la suerte” para abordar el desarrollo de un examen, esto le permitirá sentir seguridad cada vez que tenga que enfrentarse a esta situación.

  • Calibración: técnica que implica conocer a través del lenguaje no verbal y el lenguaje verbal, el estado interno del niño, permitiéndote conocer la forma más adecuada para comunicarte con él.

Deja un comentario