Rincón de la calma en casa con reloj de arena, laberinto de meditación, bola de nieve, instrumento musical y algún que otro cuento


Familia / domingo, diciembre 31st, 2017

Hoy te traigo un recurso que podrás introducir fácilmente en vuestro día a día y quenserá para los niños una inestimable herramienta para volver a la calma y restablecer su equilibrio interior cuando las emociones les desbordan, y ya sabemos que eso les pasa muuuy a menudo, ¿verdad?

Se trata de un rincón de la calma, un lugar muy versátil pues a su vez puede usarse como “mesa de paz Montessori” o como rincón de lectura. Nos servirá para potenciar en los niños una de las competencias emocionales básicas de toda persona con inteligencia emocional: la regulación de las emociones.

Muchas veces les decimos que se tranquilicen, pero ¿les hemos enseñado a hacerlo?

Las VENTAJAS de tener un RINCÓN DE LA CALMA en casa o en el colegio son:

  • Es una herramienta estupenda de convivencia, pues sirve tanto para resolver conflictos (si se le da un uso colectivo) como para reponernos cuando algo nos agobia, supera,… (uso individual)
  • Los niños tienen un lugar específico donde acudir cuando se ven superados por las emociones del momento, de modo que a menudo se evitan explosiones emotivas poco convenientes, como gritar, pegar,…
  • Con nuestro adecuado acompañamiento servirá para que vayan identificando sus emociones y las sensaciones corporales asociadas (consciencia emocional), a la vez que descubren como pueden influir en ellas para sobrellevarlas mejor (regulación emocional).
  • Una vez ahí los niños disponen de ciertas herramientas que les ayudan a recuperar la serenidad y el equilibrio interior
  • De ese modo, pueden pensar antes de actuar. Porque una vez se han tranquilizado es más fácil encontrar soluciones acertadas para resolver sus problemas o conflictos.
  • Ayuda a los niños a aceptar sus emociones y tomarse el tiempo necesario para manejarlas correctamente.
  • En él pueden aprender a ser amables con ellos mismos, a no juzgarse y a quererse tal como son.

 

CÓMO CREAMOS EL RINCÓN DE LA CALMA:

Lo ideal es disponer de un lugar apartado donde poder poner algo cómodo donde sentarse (alfombra, colchoneta,…), así como unos cojines y una caja. Pero siempre podemos simplemente poner una caja cerca de la cama o del sofá. O aprovechar si ya tenemos armado un rincón de lectura.

Es importante implicar a los niños en la creación de dicho espacio. También podemos añadir al rincón de la calma alguno de sus peluches preferidos, si ellos así lo quieren, además de decorarlo con algunas fotografías relajantes (preferiblemente donde salgan ellos) o dibujos que ellos mismos hayan hecho. Lo primordial es que sea un lugar acogedor y apacible y que lo diseñemos juntos.

En la CAJA podemos poner por ejemplo:

1. Un reloj de arena, bola de nieve… o cualquier otro elemento que el niño pueda coger y le anime a sentarse y observarlo detenidamente mientras hace unas respiraciones profundas para tranquilizarse y recuperar la calma. Son muy efectivos y atrayentes

 

La bola de nieve es perfecta para usarla como metáfora y explicar al niño, de manera muy visual, el efecto de las alteraciones emocionales y las ventajas de regular las emociones: al agitarla, la nieve (que simboliza la emoción) se pone en suspensión en el agua de manera que nonos deja ver bien la figurita que hay dentro (al igual que cuando una emoción nos domina sentimos confusión y falta de claridad). Si dejamos de agitar, la nieve se va asentando (la emoción se vaapaciguado al regularla), hasta que el agua vuelve a ser totalmente transparente (volvemos a estar serenos y vemos con más claridad el problema y por tanto la solución al mismo).

2Algunos cuentos relajantes (luego te muestro algunos).

3. Una bolsa aromática o un spray “relajante” que podemos crear juntos montando un día un taller de pócimas. Sólo necesitas un mortero, agua, algunas hierbas aromáticas y un colador. Puedes añadir al final una o dos gotas de esencias aromáticas con propiedades relajantes (como lavanda o mandarina).

4. Un instrumento musical: se golpea el instrumento y se cierran los ojos, se centra la atención en el sonido (que es muy prolongado y se va desvaneciendo muy despacio) y no se pueden abrir los ojos hasta que ya no oímos en absoluto su sonido. Es muy relajante, sobre todo si a la vez intentamos hacer respiraciones profundas.

5. Unos cuantos laberintos de meditación, son muy fáciles de usar: partiendo de la flecha roja se va resiguiendo el camino con el dedo hasta llegar al corazón situado en medio del laberinto. Este proceso resulta bastante relajante.

6. Unas piedras (que los niños pueden pintar previamente) y unos pictogramas de respiración: para usarlo simplemente es coger una piedra con una mano e inspirar profundamente por la nariz, pasar la piedra a la otra mano mientras expulsamos el aire por la boca. Terminar dejando la piedra encima del primer pictograma. Repetimos el proceso con las otras piedras. Es tremendamente útil para obligarlos a centrar la atención en la respiración y el movimiento y así alejar su mente de lo que les agitaba.

Otras cosas que podemos incluir en la caja: mandalas para pintar, una caja de música, bolas anti-estrés, un bote de la calma, un espejo para visualizar nuestras emociones, cuaderno y colores para expresar nuestras emociones pintando, pulsera o collar de cuentas hecho por ellos, …

 

CÓMO USAMOS EL RINCÓN DE LA CALMA:

Lo primero será explicarles cómo funciona (con antelación claro) y que es un lugar seguro donde puede ir siempre que estén enfadado, tristes, preocupados, nerviosos,… o simplemente cuando quieran estar solos y tranquilos.

Sobre todo remarcar que el rincón no es un castigo, sino una herramienta que pueden usar o no, son libres para elegir. Además pueden ir solos o, si lo prefieren, acompañados. De hecho te aconsejo que las primeras veces intentes estar presente para guiarles y acompañarles, siempre desde el respeto y sin juzgar nunca sus emociones.

Remarcar que es un lugar que hay que respetar y que no podemos molestar o interrumpir si alguien lo está usando.

Explicarles bien cómo usar los diferentes elementos y haced algunos ensayos juntos.Evidentemente no van a usar siempre todo, pero es importante la variedad para que en cada momento decidan que les puede ir mejor.

Enséñales también cómo se hacen las respiraciones para poder calmarse. Un ejercicio fácil y muy ilustrativo es proponerles que se tumben boca arriba y ponerles un juguete en la barriga. Luego guiarles para que inspiren profundamente por la nariz y expiren por la boca notando como el juguete sube y baja en cada respiración. Al principio puede costarles, pero recuerda que la práctica hace al maestro 😉

Y cuando se produzca alguna situación que les haga enfadar, perder el control, etc. que sepan que pueden acudir ahí para recuperar el equilibrio y, una vez calmados, volver para hablar de ello y buscar soluciones.

Al principio seguramente deberemos acompañarles, pero al poco acudirán ellos solitos. Al hacerlo aprovecha para validar sus emociones, ayudarles a identificarlas, que se den cuenta de las señales que le manda su cuerpo, que observen sus sensaciones físicas y sus pensamientos, etc. Y recuerda, nunca les juzgues, ni intentes aplacar ni reprimir sus emociones, porque deben fluir, son extremadamente útiles y de todas podemos aprender algo.

El rincón de la calma también puede usarse como “mesa de la paz” Montessori. En este caso, si dos niños tienen una disputa o conflicto pueden acudir al rincón para resolverla. Primero pueden coger alguno de los objetos para relajarse y a continuación hablar de lo sucedido y proponer soluciones hasta encontrar una aceptable para todos. Pueden usar una piedra o el reloj de arena para hacer turnos de palabra y recuérdales que deben hablar desde el “yo” y no el “tú”, es decir, “yo me he sentido mal cuando…” en lugar de “tú me has molestado”.

 

CUENTOS PARA EL RINCÓN DE LA CALMA:

En realidad puedes colocar casi cualquier cuento, porque de por si el acto de leer suele dar paz y tranquilidad, pero estos son especialmente indicados para ello:

 

1. ¿Jugamos? de Hérve Tullet, ed. Kókinos: este cuento es magnífico para relajarse. Ni siquiera es necesario leerlo, solo usarlo igual que los Laberintos de meditación: colocamos el dedo sobre la línea y vamos siguiendo el camino, lo más despacio posible, intentando acompañar el ejercicio con respiraciones profundas.

2. Respira, de Inés Castell-Branco, ed. Pequeño Fragmenta: este cuento nos narra la historia de un niño que no puede dormir y su madre decide enseñarle a respirar. Está lleno de diferentes ejercicios de respiración e incluso algunas posturas de yoga. Si lo hemos leído antes, los niños podrán, con solo ver las ilustraciones, hacer alguno de los diferentes ejercicios e irse tranquilizando.

3.”Om”, de Mª Isabel Sánchez Vegara y Albert Arryás, ed. Alba: el niño protagonista sale al patio y empieza a transformarse en varios animales mediante diferentes posturas de yoga. Al igual que el anterior, si ya lo hemos leído con ellos y practicado, podrán usarlo para realizar los diferentes ejercicios (o simplemente para leerlo).

cuentos relajantes rincón calma, mesa paz montessori para la regulación emocional, yoga , mindfulness

4. “El osito Kuma Kuma”, de Kazue Takahashi, ed. Pastel de Luna:  un cuento de inspiración zen: sencillo, calmado y adorable. Su lectura nos transmite paz y tranquilidad en cada página. Un pequeño oso nos cuenta como es su día a día, con frases muy cortas e ilustraciones minimalistas.Con él descubrimos que es posible disfrutar de la vida sin prisas y con calma, con mucha calma, observando las pequeñas cosas, gozando de cada momento, dejando volar la imaginación,…

5. “El osito dormilón y el secreto del sueño”, de Katie y Richard, ed. TimunMas: aunque este cuento es una historia para que los niños se relajen antes de ir a dormir (tremendamente útil por cierto), tiene varias técnicas de relajación que también me parecen útilespara el rincón de la calma. Además es muy calmado, pausado, con ilustraciones tiernas y muy dulces. Perfecto para crear una atmósfera adecuada para que los niños se relajen.

 

 2 LIBROS DE MINDFULLNESS EN FAMILIA PARA SABER MÁS

 
1. Tránquilos y atentos como una rana”, de Eline Snel, ed. Kairós:  si te he de ser sincera este libro me ha decepcionado un poco, porque lo había visto mil veces como muy recomendable y creo que me esperaba más. De contenido y calidad del texto prefiero infinitamente el segundo que te he puesto. Aun así me parece interesante por dos motivos: el primero es que es muy corto y conciso, así que se lee muy rápido, como primera aproximación al mindfulness en familia es más que aceptable. Y en segundo lugar porque viene con un CD con meditaciones guiadas para niños: varios ejercicios prácticos y sencillos de entre 4 y 10 minutos de duración, así que es fácil de llevar a cabo.

2. “Burbujas de paz”, de Sylvia Comas, ed. Nube de Tinta:  si te interesa el mindfulness en familia este es sin duda tu libro, pero si no, también. Porque es un libro tremendamente ameno de leer del cual seguro vas a sacar más de un conocimiento o recurso interesante para aplicar en la educación de tus hijos. Además incorpora muchos ejemplos, así como juegos y actividades fáciles de aplicar al día a día. A mí me ha encantado. También incluye meditaciones guiadas accesibles a través de internet.

¿Qué te ha parecido el rincón de la calma como recurso para trabajar la regulación emocional?, ¿lo conocías y/o usaba?, ¿te animas a montar uno en casa o en el colegio? Cuéntame, ¡me encantará leerte!

Deja un comentario