“La cueva”, rincón emocional


Educación / martes, enero 2nd, 2018
En cualquier entorno de convivencia sería muy útil crear rincones para gestionar nuestras emociones. Queremos que nuestros niños/as sean responsables con sus sentimientos y tengan autocontrol ante una emoción destructiva como la ira pero ¿Les ofrecemos entornos adecuados para que desarrollen esta habilidad?
 
 
El enfado y la tristeza impiden que el niñ@ esté disponible para el aprendizaje. El cerebro da prioridad a la emoción y no puede focalizar su atención en otro asunto hasta haber resuelto ese conflicto. De ahí la importancia de crear un espacio en el que pueda atender esta necesidad. Un espacio para aceptar su emoción sin reprimirla y poder recuperar la tranquilidad.
 
 
En nuestra aula, cada día suceden multitud de vicencias. Algunas ocasionan estrés, enfado, frustración, malestar… Para controlar todas estas emociones podemos crear “la cueva”, un lugar que ayudará a gestionar las emociones de los más pequeños.
 
 
El objetivo fundamental es sentir. Los alumnos/as pueden acudir a ella libremente si sienten que lo necesitan. Estas son algunas de las situaciones que pueden producir esta necesidad:
 
  1. Cuando se sienten enfadados y necesitan tranquilizarse
  2. Cuando quieren relajarse y observar cómo se sienten por dentro
  3. Cuando les apetece descansar
  4. Cuando sienten necesidad de estar solos
  5. Cuando quieren dar o recibir amor: Abrazos, masajes, lectura de cuentos…
  6. Cuando les apetece meditar y respirar conscientemente
  7. Cuando necesitan solucionar un conflicto con un amig@
Los niños pueden acudir en grupos de dos. Pueden ir solos y compartir el espacio con alguien que ya esté o si es posible, pueden invitar a un amig@ y compartir el espacio con él (respetando que su amig@ pueda decirles que en ese momento no le apetece) 
 
 

En la CUEVA los niñ@s pueden encontrar el siguiente material:

  • Cojines
  • Mantas
  • Muñecos para abrazar
  • Títeres para crear conversaciones y compartir pensamientos
  • Mandalas con pinturas
  • Cuentos especiales relacionados con las emociones

 

  • La Botella de la calma.
  • Una planta
  • Una figura de Ghanesa y de Buda para trabajar la atención mientras la observan

 

Si le dedicas unos minutos a explicar qué experiencias pueden vivir en él, los niños/as lo entienden y lo respetan, haciendo un uso adecuado del mismo.
 
Crea tu propio rincón de las emociones!
 
Si te animas a crear un rincón de las emociones en tu casa, puedes hacer una ceremonia de inauguración encendiendo velas y cantando alguna canción bonita que os una y que de un significado de amor y calma a ese nuevo espacio. Al principio puedes observar e invítarle a salir cuando creas que necesite otra actividad con más movimiento. Anímale a ir cuando sientas que pueda necesitarlo pero no lo obligues, es importante que elija estar allí y que sea un espacio seguro para él. En muy poco tiempo observarás como el niñ@ hará un uso libre y adecuado del rincón!!
 
Si te animas a crear este rincón, estarás ofreciendo un espacio para gestionar sus emociones y vivirlas con aceptación y responsabilidad. Y eso, si que está en nuestras manos, no crees?

Deja un comentario